Virginia Mª Palomo Trobo

Datos personales

Virginia Mª Palomo Trobo (psicopedagogía@centroada.es)
Pedagoga y Psicopedagoga
Nº Col. 1538/02296900
• Graduada en Pedagogía, en la Universidad Complutense de Madrid.
• Máster en Psicopedagogía, en la Universidad Complutense de Madrid.
• Máster en Orientación Educativa y Psicopedagógica, en ITEAP.
• Actualmente cursando Máster universitario en formación del profesorado de educación secundaria obligatoria y bachillerato, formación profesional y enseñanzas de idiomas con Especialidad Orientación Educativa, en la Universidad Camilo José Cela.

Definición personal

¿Qué por qué me dedico a lo que me dedico? Desde pequeña siempre he sido muy curiosa, y quien bien me conoce sabe que nunca me quedo con la duda.
Durante un largo periodo de mi infancia tenía claro que quería ser profesora, de hecho, a menudo, colocaba todos mil peluches en posición para darles una clase magistral, o eso creía yo.
Nunca me he considerado una niña con facilidad para los estudios, todo lo contrario, me esforzaba y en muchas ocasiones no veía reflejado todo mi trabajo. Además, era una niña tímida, por lo que no demandaba ayuda e intentaba pasar desapercibida.
Ya siendo más consciente del mundo que me rodeaba y de las posibilidades que tenía, empecé a hilar todo aquello que me llamaba la atención. Me gustaba la educación, me sentía identificada con aquellos niños y niñas que presentaban algunas dificultades. Quería ayudarles y no creía en un único método de aprendizaje. Además, me apasionaba como nuestro cerebro era capaz de adquirir conocimientos y la influencia que tenía en ello todo cuento nos rodeaba.
Sabía que quería estudiar Pedagogía, lo tenía claro. Pero no todo fue un camino de rosas… como ya os he contado me supuso un gran esfuerzo conseguir alcanzar esa meta. Pero no me equivoqué, una vez que comencé la universidad me di cuenta de que había merecido la pena, y aunque el camino seguía, me gustaba lo que hacía, ahora estudiar tenía sentido, me convertí en una ratilla de biblioteca.
Ahora os puedo decir que la carrera de Pedagogía no solo forma en conocimientos, forma en valores. Aprendí mucho como persona y a día de hoy llevo la pedagogía a todos los aspectos de mi vida. Ejercer esta profesión no es fácil, hay días en los que te vas a casa y sigues pensando en soluciones posibles, en métodos, en ideas para llevar a cabo… Pero también es cierto que te recuerda que nunca debes tirar la toalla y que cada día es un reto.
Después he seguido formándome en campos relacionados, sigo disfrutando del camino de mi vida profesional cada día.